julio 22, 2024

Inglés Español Urdu

Inglés Español Urdu

Pedro Arrupe – La biografía de un noble jesuita

pedro-arrupe-la-biografia-de-un-noble-jesuita-gran-misionero-jesuita

Pedro Arrupe, SJ, fue el 28º Superior General de la Compañía de Jesús, llevando a la Sociedad a servir a la Iglesia y a la gente en el mundo post-Vaticano II. Arrupe fue un hombre de gran profundidad espiritual que estaba comprometido con la justicia.

Primeros años

Arrupe nació en la región vasca de España en 1907. Después de algunos años de entrenamiento médico, Arrupe entró en los Jesuitas en 1927. En 1932, el gobierno republicano de España expulsó a los Jesuitas del país. Arrupe continuó sus estudios en Bélgica, Holanda y los Estados Unidos. Después de ser ordenado, el  Padre Arrupe fue enviado a Japón en 1938. Él tenía la esperanza de trabajar allí como misionero para el resto de su vida.

Detención y encarcelamiento

Después del bombardeo de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, las fuerzas de seguridad japonesas arrestaron a Arrupe bajo sospecha de espionaje y lo mantuvieron en régimen de aislamiento. Arrupe describe la privación y la incertidumbre que sufrió mientras esperaba la disposición de su caso. Se extrañaba celebrar  la Eucaristía, sobre todo. En medio de su sufrimiento, Arrupe tuvo un momento especial de gracia. La noche de Navidad de 1941, Arrupe escuchó un grupo de personas que se reunieron fuera de la puerta de su celda. No podía verlos y se preguntó si había llegado el momento de su ejecución.

“De repente, por encima del murmullo que me estaba alcanzando, se levantó una suave, dulce y consoladora canción de Navidad, una de las canciones que yo mismo había enseñado a mis cristianos. No pude contenerme. Me eché a llorar. Eran mis cristianos, que haciendo caso omiso del peligro de ser aprisionados, habían venido a consolarme”

Después de los pocos minutos de canción, Arrupe se reflejó en la presencia de Jesús, quien pronto descendería sobre el altar durante la celebración de la Navidad: “Sentí que también había descendido a mi corazón, y esa noche hice la mejor comunión espiritual de toda mi vida.”

Cuando las fuerzas de seguridad llegaron después de 33 días para liberarlo del cautiverio Arrupe estaba convencido de que iban a venir a ejecutarlo. La experiencia del cautiverio le llenó de una profunda calma interior fundada en una confianza radical en Dios.

Hiroshima 6 de agosto, 1945

Arrupe se trasladó a Nagatsuka, en las afueras de Hiroshima, donde retomó sus funciones como maestro de novicios de la misión japonesa. El 6 de agosto de 1945, oyó las sirenas aullar cuando un bombardero estadounidense B-29 voló por encima de la ciudad. No pensó mucho en ello y esperaba pronto oír la sirena dando el “todo bien”. En vez de eso, escuchó una enorme explosión y sintió la impacto haciendo soplar las puertas y ventanas de su residencia.

Saliendo fuera, Arrupe y sus colegas vieron la primera de las 200.000 víctimas de la bomba atómica. Subiendo por la colina vieron la ciudad de Hiroshima convirtiéndose en un lago de fuego.

Atendiendo a los heridos

Arrupe decidió utilizar su entrenamiento médico para ayudar a quien pudiera. Él y sus colegas fueron capaces de ayudar a 150 víctimas. Sin saber nada de los peligros de la radiación atómica, estaban perplejos y angustiados por las muchas muertes de personas que parecían no tener lesiones externas. Arrupe y sus compañeros Jesuitas tenían sólo la comida y suministros médicos más básicos y tuvieron que atender a personas sin anestésicos o medicamentos modernos. No obstante, de las 150 personas a las que fueron capaces de atender, sólo un niño murió a causa de los efectos de sus lesiones.

Descubriendo el corazón de los Pobres

Al visitar una provincia Jesuita en América Latina, Pedro Arrupe celebró la misa en un barrio suburbano, el más pobre de la región. Arrupe se conmovió por la atención y el respeto con el que el pueblo celebró la misa. Sus manos temblaban mientras distribuyó la comunión y observó que las lágrimas caían de las caras de los comulgantes.

Después, un hombre especialmente grande invitó a Arrupe a su casa. La casa del hombre era una choza a medio caer. El hombre lo sentó en una silla desvencijada e invitó al Padre Arrupe a observar la puesta de sol con él. Después de que el sol se puso, el hombre explicó que estaba muy agradecido por lo que Arrupe había llevado a la comunidad. El hombre quería compartir el único regalo que tenía, la oportunidad de compartir esa hermosa puesta de sol.

Arrupe refleja, “Me dio la mano. Cuando ya me iba, pensé: ‘He conocido a muy pocos corazones que sean tan amables.”

Superior General de los Jesuitas

Pedro Arrupe estaba sirviendo como el Superior de la provincia japonesa de los jesuitas, cuando fue elegido Superior General de la Compañía de Jesús en 1965. Ocupó el cargo hasta 1983.

Como el 28º Superior, o “Padre General,” era tarea de Arrupe guiar a la comunidad a través de los siguientes cambios del Vaticano II. Él estaba más preocupado de que los Jesuitas hicieran un compromiso para abordar las necesidades de los pobres. Su trabajo dio como resultado el decreto de la 32ª Congregación General, Nuestra misión hoy: El servicio de la fe y la incentivación de la justicia, aprobada en 1975. Esto llevó a los Jesuitas, especialmente en América Latina a trabajar de manera práctica con los pobres. A pesar de las amenazas contra sus vidas – amenazas que llevaron al asesinato de seis sacerdotes en El Salvador en 1989, los Jesuitas continuaron su trabajo de justicia con los pobres, con el apoyo de Arrupe.

La creencia de Arrupe en la justicia lo llevó a su comprensión de la meta de educación de los Jesuitas.  Él dijo:

Hoy en día, nuestra meta y objetivo educativo debe ser formar hombres y mujeres para los demás; hombres y mujeres que vivan no para sí mismos, sino para Dios y Cristo, para el Dios humano que vivió y murió por todo el mundo; hombres y mujeres que ni siquiera conciban el amor de Dios sin incluir el amor por sus vecinos; hombres y mujeres completamente convencidos de que el amor de Dios que no otorga justicia para los demás es una farsa.

Derrame cerebrovascular y Renuncia

En 1981 Arrupe sufrió un derrame cerebral. Una persona nombrada por el Papa Juan Pablo II sirvió como interino superior hasta 1983, cuando Arrupe fue obligado a renunciar. Fue llevado en una silla de ruedas a la sesión de apertura de la 33ª Congregación General, y la oración final de Arrupe fue leída para la comunidad.

Más que nunca me encuentro en las manos de Dios. Esto es lo que he querido toda mi vida desde mi juventud. Pero ahora hay una diferencia; la iniciativa es del todo con Dios. De hecho, es una profunda experiencia espiritual para conocer y sentirme a mí mismo en manos de Dios completamente.

El Padre Pedro Arrupe murió el 5 de febrero de 1991. A su muerte, su sucesor como Jesuita Superior General, el Rev. Peter-Hans Kovenbach, dijo del Padre Arrupe, “Su optimismo radical, que se nutría de su profunda fe, le hizo una fuente de inspiración que atrajo el afecto y la admiración de innumerables hombres y mujeres de todas las partes del mundo”.

RELATED ARTICLES