julio 24, 2024

Español

Español

Salmo 28 – No te hagas el sordo, roca mía

Salmo 28 - No te hagas el sordo, roca mía | Señor invoco | voz suplicante

Salmo 28
No te hagas el sordo, roca mía

De David.

A ti, Señor, te invoco;
Roca mía, no seas sordo a mi voz;
que, si no me escuchas, seré igual
que los que bajan a la fosa.

Escucha mi voz suplicante
cuando te pido auxilio,
cuando alzo las manos
hacia tu santuario.

No me arrebates con los malvados
ni con los malhechores,
que hablan de paz con el prójimo,
pero llevan la maldad en el corazón.

Págales según sus obras,
según la maldad de sus actos;
págales según la obra de sus manos,
devuélveles su merecido.

Ya que no entienden las proezas del Señor,
ni la obra de sus manos,
¡que él los derribe y no los reconstruya!

Bendito el Señor, que escuchó
mi voz suplicante;

el Señor es mi fuerza y mi escudo:
en él confía mi corazón;
me socorrió, y mi corazón se alegra
y le canta agradecido.

El Señor es fuerza para su pueblo,
apoyo y salvación para su Ungido.
Salva a tu pueblo y bendice tu heredad,
sé su pastor y llévalos siempre.

RELATED ARTICLES