febrero 27, 2024

Español Urdu Hindi

Español Urdu Hindi

Ayudar a los refugiados cristianos paquistaníes en Tailandia y Malasia

ayudar-a-los-refugiados-cristianos-paquistanies-en-tailandia-y-malasia

De la persecución a más persecución, así es la vida de los cristianos paquistaníes en Tailandia y Malasia. Dejaron sus pertenencias de valor, sus seres queridos y sus identidades para convertirse en solicitantes de asilo en países que sólo los reconocen como inmigrantes ilegales. Ellos escapan de la opresión y otros desafíos en un país sólo para encontrar más obstáculos en otros.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Bangkok y Kuala Lumpur da un período de tres a cuatro años de espera para evaluar los casos de los solicitantes de asilo y reasentarlos en un tercer país. Sin embargo, ACNUR no se da cuenta de lo duro que resulta que estas personas trastornadas y psicológicamente perturbadas sobrevivan en una tierra extranjera sin permiso de trabajo, empleo, educación para sus hijos, asistencia médica ni comida para alimentar a sus familias.

Muchos refugiados cristianos pakistaníes desesperanzados han intentado suicidarse y muchos otros mueren mientras esperan su reasentamiento. Aquellos que tienen la suerte de permanecer vivos se convierten en cadáveres vivientes que ven el sufrimiento diario de sus hijos y seres queridos.

Viven bajo el temor constante de ser detenidos por la policía tailandesa o malasia que los considera inmigrantes ilegales y corren el riesgo de ser llevados a centros de detención inmundos, donde las condiciones son más que inhumanas. Desde el más joven de los niños hasta el mayor de los ancianos se amontonan en esas habitaciones, donde sólo el hecho de tomar un aliento es un duro esfuerzo.

Necesitan nuestra ayuda para sobrevivir mientras ACNUR estudia sus casos y los reubica en terceros países seguros. Necesitan comida, ropa, educación para sus hijos y asistencia médica.

Gálatas 6:2 de la Biblia dice; “Llevad las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.

Esta Palabra de Dios debe hacernos luchar por nuestras hermanas y hermanos cristianos perseguidos. Que Dios nos fortalezca para ayudar a los cristianos paquistaníes en Tailandia y Malasia y abrirles puertas para que tengan una vida normal en terceras naciones seguras, donde no tendrán espadas sobre sus cabezas por adorar a Cristo.

Por favor dona la cantidad que desees haciendo clic abajo, o por favor contáctanos para solicitar detalles de nuestra cuenta bancaria o cualquier información adicional.

Ad maiorem Dei gloriam – A mayor gloria de Dios. Amén.

RELATED ARTICLES